Dodge Hellephant de 1.000 caballos

Como cada año en el Sema Show de Las Vegas (EEUU), se pudieron ver las preparaciones y tunings de coches más espectaculares del momento. Uno de ellos fue el prototipo Dodge ‘Hellephant’ con interior poderoso y exterior tomado del Dodge Charger de 1968.

Desde sus inicios, el Dodge Charger se ha caracterizado por un diseño de líneas rectas, forma cuadrada y aspecto sobrio y elegante. En el que destacaba una gran parrilla frontal compuesta de finas barras verticales cromadas, detrás de las cuales aparecían los faros. Un diseño que se mejoró en el modelo del 68 añadiéndole guardabarros traseros redondos y muy sobresalientes. En la historia del Dodge, este modelo ha sido considerado el más atractivo.

El  Dodge ‘Hellephant’ no viene sino a mostrar lo mejor de dos mundos, el diseño atractivo vintage con la carrocería del modelo del 68 y el interior que desborda fuerza y poder. De ahí su nombre  ‘Hellephant’, una palabra compuesta entre ‘hell’ (infierno) y elefante, que nos da una muestra de lo que podemos ver y sentir en este vehículo.

 

Este coche ha sido desarrollado por Mopar-filial de Fiat Chrysler Automóviles-, quienes han introducido un “motor de caja” HEMI 426 Hellephant, un V8  con un supercargador y desplazamiento de 7.0 litros, que dota al Dodge de un millar de caballos y un máximo de 1.288 Nm.  Este tipo de motores se llaman así “caja” porque están diseñados para instalarlos, conectándolos a los sistemas del vehículo destino sin tener que hacer modificaciones. Tan sencillo como sacarlo de la caja y conectarlo, así queda comunicado con todos los elementos del coche, el sistema eléctrico, de escape, de enfriamiento, la transmisión… una unidad lista para dar poder y fuerza al instante.

De esta manera los amantes de los clásicos tienen más de lo que podrían soñar, el diseño de modelos emblemáticos con motores actuales de gran potencia. Una belleza rugiendo en la pista.