Chevrolet Camaro

General Motors ha desvelado, después de varias semanas de teasers para generar expectación, la sexta generación del Chevrolet Camaro. Según el fabricante, el nuevo modelo hereda de su predecesor únicamente los emblemas, siendo ahora más rápido, ligero, aerodinámico y ágil, así como ligeramente más pequeño en dimensiones.

Lo mejor de todo es que el modelo se basa en una plataforma completamente nueva, que permite ahorrar cerca de 100 kilogramos de peso y aumentar la rigidez estructural del conjunto en un 28%. La carrocería pesa 60 kilogramos menos, mientras que el nuevo marco del cuadro de instrumentos pierde 4,2 kilogramos (es de aluminio en lugar de acero) y la suspensión trasera multibrazo ayuda a ahorrar otros 12 kilogramos, por ejemplo.

El Chevrolet Camaro estrena también una suspensión delantera multibrazo de tipo MacPherson y un eje trasero independiente de cinco brazos. Por supuesto, en la versión tope de gama (SS) estará disponible el llamado Magnetic Ride Control, que no es más que la suspensión activa capaz de leer la carretera y adaptar la amortiguación en consecuencia.

En lo que a estética se refiere, las variantes SS cuentan con elementos específicos, como un spoiler trasero propio, tomas de aire delanteras para ventilación de frenos, capó ventilado o firma lumínica LED en los pilotos traseros.

2.0 Turbo: Con una potencia de 279 CV y un par motor máximo de 400 Nm, este 2 litros turbo es el motor de acceso a la gama Camaro, disponible con la versión LT. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en unos seis segundos y la marca estima un consumo de unos 7,8 litros, siendo el Camaro menos sediento de la historia. Además, cuenta con cancelación activa de sonido, que utiliza ondas sonoras para cancelar ruidos molestos en el habitáculo y potenciar el sonido del cuatro cilindros.

3.6 V6: También disponible en el LT, la segunda opcion es un seis cilindros en uve atmosférico de inyección directa, admisión variable y con desactivación selectiva de (dos) cilindros, cuya potencia asciende a 340 CV y el par máximo es de 385 Nm.

6.2 LT1 V8: Disponible únicamente en el acabado SS, el motor V8 es el mismo que monta el Corvette Stingray, con una potencia de 461 CV y un par motor máximo de 617 Nm. En caso de equipar la caja automática, está disponible con desactivación selectiva de cilindros (Active Fuel Management), aunque de serie se monta la caja de cambios manual de seis relaciones con función “punta-tacón” (golpe de gas) en reducciones. Tanto el V6 como éste V8 cuentan con resonadores que hacen llegar sonido del vano motor al habitáculo, y se ofrece también un sistema de escape opcional cuyo tono se puede variar con solo tocar un botón.