Fisker Karma 2013

El Fisker Karma es de tracción trasera y tiene dos motores eléctricos que dan una potencia máxima conjunta de 300 kW (408 CV), con un par de 1.300 Nm. Además, lleva un motor de gasolina turboalimentado 2.0 de 260 CV, que mueve un generador eléctrico cuando las baterías de los motores eléctricos están descargadas o cuando se precisa más potencia.

El Karma tiene dos modos de funcionamiento: «Sport» para mayor rendimiento, y «Stealth» que favorece la conducción económica. Fisker KarmaEn modo «Stealth», cuando únicamente funcionan los dos motores eléctricos, el Karma tiene una autonomía de unos 80 km, con una velocidad máxima de 153 km/h. En modo «Sport», con los motores eléctricos, el Karma puede recorrer unos 480 km y es capaz de alcanzar 210 km/h de velocidad punta. La aceleración de 0 a 100 km/h es igual en ambos modos (6 segundos).

 

Los motores eléctricos se alimentan mediante unas baterías de iones de litio. Las baterías del Fisker Karma se recargan de tres maneras diferentes. La principal, desde la red eléctrica doméstica, con un cable y un enchufe, igual que en vehículos eléctricos como el i-MiEV. Otra forma es mediante un generador eléctrico que es movido por el motor de combustión (ambos van integrados en el sistema de propulsión). Finalmente, y como en otros modelos de similares características, también se recupera energía en las frenadas. El sistema de propulsión del Karma, dnominado «Q-Drive», ha sido desarrollado por Quantum Technologies.

La carrocería está fabricada de aluminio, y está disponible en ocho colores. El Karma lleva llantas de aleación de 22″, montadas en neumáticos Michelin Pilot Sport PS2 de medidas 245/35 delante y 265/35 detrás. Tiene frenos de disco electrohidráulicos y suspensión independiente en ambos ejes. El control de tracción, el control de estabilidad y los faros de doble xenón son de serie. Los pilotos son de diodos luminosos.

Puede tener un techo solar con células fotovoltaicas capaces de producir energía para hacer funcionar el sistema de climatización cuando el coche esté aparcado. Fisker también ofrece paneles solares que, instalados en las casas de los propietarios del Karma, generarán energía durante el día y servirán para recargar las baterías por la noche.

Lleva una pantalla táctil de 10,2” que permite controlar el sistema de climatización, el equipo de audio y otros dispositivos. Los indicadores situados tras el volante, que suministran información de la carga de las baterías, la autonomía o la velocidad, son gráficos que se iluminan en una pantalla LCD.

Fisker Automotive es un fabricante americano en el que participa Henrik Fisker, responsable del diseño de modelos como el BMW Z8 o el Aston Martin DB9.

 

Si desea realizar alguna consulta no dude contactar con Usa Auto Import aquí.