Mustang Shelby GT500 de 1967

Los salones de coches americanos sirven para que todos los amantes del mundo del motor hagan eco de su presencia con las últimas novedades, y los apasionados de los clásicos no van a ser menos. El mercado de las réplicas cada vez tiene más adeptos y eso se ha visto en el último SEMA Show donde la firma Revology, de Florida (EEUU), ha presentado este año al Shelby GT500 de 1967.

Se trata de una reproducción fiel, desarrollada y fabricada con licencia de Ford y Shelby con la que Revology suma una nueva obra a su colección de réplicas clásicas. Hablamos de una creación que parte de la nada en la que absolutamente todo es nuevo, desde el chasis, el motor, el interior, los detalles… eso si, manteniendo el diseño tanto del exterior como del interior del clásico original del 1967. La ventaja es que la potencia, las prestaciones y las comodidades son las propias de la época actual.

 

En su exterior luce una carrocería de acero, capó de fibra de vidrio, faldones laterales y las clásicas llantas de 17 pulgadas de aluminio de cinco radios, además de los distintivos Shelby y GT500.

Debajo de su capó encontramos un motor V8 de 5.0 litros sobrealimentado por compresor (originario de Ford pero adaptado por Roush Performance), con 608 CV (600 hp) y 644 Nm de par máximo, que ofrece una potencia muy superior que la del original.

Con tracción trasera, una transmisión manual Tremec de 6 velocidades, que también se puede elegir automática si se desea. Frenos de discos ventilados de 330 mm con pinzas de seis pistones en el eje delantero y de 4 en el trasero, y pastillas de freno de altas prestaciones. Suspensión trasera de tres brazos con barra de torsión y barra Panhard, amortiguadores ajustables, un diferencial autoblocante o freno de estacionamiento eléctrico, dirección asistida y un sistema de escape de alto rendimiento.

En su interior cohabitan el diseño antiguo con las prestaciones modernas, que hacen una conducción más confortable. Destaca un climatizador, elevalunas eléctricos, molduras de aluminio y asientos delanteros eléctricos. El volante Shelby con aro de madera de gran tamaño, asientos Shelby de tipo Baquet, tapizados de piel sintética, iluminación ambiente LED, equipo de sonido con cuatro altavoces, acceso sin llave, encendido por botón y sistema antirrobo.

Y como extras se puede añadir una pantalla multimedia de 7 pulgadas con conectividad Bluetooh y compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto, cámara trasera, techo forrado, navegador y sistema de audio Premium.